BAJO LA LUPA

BLOGS MAL BAUTIZADOS

penna Cuando empiezo a escribir el nombre de alguno de los blogs que sigo en el buscador de Twitter siempre me sorprende la cantidad de ellos que coinciden en parte de su título. Me aparece un sinfín de “leydis”, otro montón de “trendis” y un número considerable de “culs” formando parte de las combinaciones más variadas de palabras del campo semántico de la Moda, desde armarios y baúles, fashions y looks, hasta tacones y perchas.

Uno de los motivos principales de esta similitud que afecta a la mayoría de los títulos de los blogs de moda es la intención de que el nombre de la criatura sea simpático a los buscadores. Esos chismes jíbaros ante los cuáles si no se es visible no se existe.

Otras veces detrás de estas coincidencias se esconde la mala voluntad, o mejor dicho, estúpida voluntad, de plagiar los nombres de los blogs más célebres y por lo general pioneros. La falta de originalidad que aqueja a la blogosfera de la moda se manifiesta en muchos casos desde el mismo “acto fundacional” de dar nombre a la web. Si una bloguera no es capaz de innovar al bautizar su obra… ¿Qué podrá aportar de interesante en el desarrollo de su blog?

En la misma situación, pero con mayores síntomas de indigencia mental, podemos considerar a las blogueras que recurren a los servicios de páginas generadoras de nombres como  http://fashionblognamegenerator.com/  Más recomendable sería meter veinte posibles nombres en una bolsa y extraer uno al azar.

 

Pero ¿Cómo titular un blog para que sea recordado y se distinga? Cuando en la escuela estudiábamos fonética solían indicarnos que los sonidos oclusivos de las letras P, T, K eran los más fuertes y formaban las palabras más impactantes. Todos sabemos que al dar nombre a un animal de compañía es importante tener esto en cuenta para que se sienta identificado y en cierto modo en los nombres de los blogs puede suceder igual. Tal vez de ahí look, cool, se hayan convertido en palabras muy sonoras pero de tan empleadas hayan perdido su capacidad de ser recordadas. ¿Cómo era ese blog…? Be cool, Soy cool. Más cool que

Otro recurso para hacer que un título sea memorable es que tenga gracia, choque al lector y produzca una sonrisa. No hay mejor fórmula para tener gancho. El problema en este tipo de títulos es que el humor suele llevarse mal con el estilo y llamar al propio blog “trendychula” o “laguapadelbollo” puede herir alguna susceptibilidad y al ser invitada la blóguer a un evento se den situaciones incómodas.

En este punto hay que advertir que uno de los peligros que corre una blóguer al tener éxito es que el nombre de su blog pase a ser el suyo propio en sociedad. Si el nombre es del estilo de Lady Addict, Lovely Pepa o Dulceida no será un gran problema… salvo las posibles confusiones entre persona y personaje, pero si es un nombre que no acaba de gustar a la blóguer puede llegar a ser un problema en su vida.

La famosa blóguer Camila Coutinho no debió pensar demasiado en estas cosas al llamar a su blog “Garotas Estúpidas” http://www.garotasestupidas.com/ Sin duda consiguió un título memorable… pero ser recordada para la posteridad (¿Tendrá posteridad la blogosfera?) como Camila la de las Chicas Estúpidas es algo que no todo el mundo puede soportar.

Sin título-1

 

Una persona se hacía un nombre, ganándose el respeto, la honra, con su mérito. Eso que ahora llaman branding hace siglos que existe. Sin embargo en la búsqueda de hacerse visibles, famosos, hay quienes son capaces de manchar su nombre con tal de que éste sea reconocido y rentable.

¿Consejos para elegir el mejor nombre? Después de recomendar la lectura de este post  http://heartifb.com/2012/03/12/10-tips-for-naming-your-fashion-blog/ añadiremos que es la intuición personal el principal medio para identificar el mejor nombre para un blog. Ese momento de iluminación repentina en el que una palabra se fija en tu mente, adueñándose de tu pensamiento y que sabes que es “la palabra”, el nombre, del que sin motivo te sientes enamorada. Podrá funcionar mal en los buscadores, podrá no decir nada a más de uno… pero será tuya, personal e intransferible.

Un blog germina a partir de su nombre como un árbol de una semilla. Saber elegirlo bien es mucho más importante de lo que pensamos.

Anuncios
Estándar