OPINIÓN

ENTRADA DE UNA SOLA LETRA

G28

(El texto que sigue se ha añadido dos horas después de publicar la entrada con una sola letra.)

No se trata de una broma sino de la prueba de un hecho. Que el valor de un blog se calcule –atención a esta palabra- por la cifra de visitas, vínculos, y difusión es resultado de la propia naturaleza de la blogosfera, convertida en la herramienta de una pléyade de nuevos profesionales con nombres anglicanos para un oficio viejo: vendedor. Venden ideas, productos, marcas… pero hacen exclusivamente éso: vender.

De esta manera la esencia real de un post no está en su contenido sino en su acogida, su número de “visitantes”. Esta palabra, dicha así entre comillas, no equivale a número de lectores, a número de personas que hayan disfrutado o apreciado la entrada de la blóguer, sino al número de veces que alguien ha abierto el enlace del post.

Así las cosas no es extraño encontrar a menudo en la blogosfera posts sin contenido real pero con cien etiquetas. Son en cierto modo simples excusas para que el blog tenga vida, un pretexto para aparecer en los buscadores, invocar a los seguidores y cazar visitas, sin importar que éstas sean verdaderos receptores de las palabras escritas por la blóguer.

Desde los campanarios de las redes sociales cada día oímos repicar con frenesí el toque de “Nuevo post”. Centenares de community managers, de bloguers, se afanan por ser visibles para miles de perfiles pero… ¿Cuál ha sido el motivo de su nueva publicación? ¿Aportar una propuesta original, un estilismo innovador o evitar que languidezca la estadística del blog?

Me viene a la memoria el caso de una blóguer que gestiona tres blogs –No, no es Amparo Fochs– que ha recibido un importante reconocimiento como tal y que publica vaciados de cámara sin apenas texto y reflexiones sin pies ni cabeza ni gracia que las justifique. Desde Twitter cada día llama a visitar su blog como el almuédano llama a la oración desde su minarete, pero a todas las horas del día. Cuando no hay post nuevo que proclamar va dejando caer los enlaces a posts cuyo estilo está más rancio que una película de Paco Martínez Soria.

He publicado hace dos horas una entrada con una sola letra –la letra G-  y he recibido una serie de visitas. ¿Tendría más valor el post si lo hubieran visitado cien mil personas? En muchos blogs de temática marcadamente publicitaria y en blogs que sirven como pretexto para que una persona se llame blóguer y se sienta especial por ello vemos a menudo posts con tanto contenido como este post de una sola letra.

Por suerte este fenómeno de vacuidad en los blogs no es general y son muchísimas las entradas publicadas a diario con un gran trabajo, realizado con esfuerzo y dedicación. Ahí quedan como estrellas fugaces en el firmamento ¿Cuántas personas las habrán visto pasar? No importa, su belleza no depende de la fría estadística.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s